lunes, 27 de abril de 2015

Conociendo a Mario...


El primer contacto. Ese momento crucial en el que conoces a una persona, que puede quedarse como un instante sin más y ser olvidado a los tres segundos, o que puede cambiarlo todo...

                            .....................................................................


—Hola de nuevo, ¿estás bien?

Levanto la cabeza y lo que me encuentro me sorprende. No sé cómo no me había fijado en él antes, cuando nos presentaron, supongo que porque tengo la capacidad atencional de un niño de tres años y encima con unas copas de más, pues como que no se me puede pedir mucho. Es alto y moreno, con los ojos color chocolate y me mira con una sonrisa que derretiría lo que quisiera.

Y menuda boca. Joder, tiene unos labios de esos que no puedes evitar desear morder. El caso es que me gusta, me gusta demasiado.
Sigo estudiándolo a mi ritmo, bueno al ritmo que imponen mis neuronas, que es lo que tiene el alcohol, mientras doy sorbitos a la pajita de mi cubata. Suspiro profundamente, seguramente con cara de imbécil, aunque prefiero pensar que a él le parece que lo hago de una forma encantadora por el bien de mi autoestima, antes de abrir la boca.

—¿Sabes que tienes unas pestañas larguísimas?—él da un respingo y me mira asombrado.
—Pues no, nunca me lo habían dicho.
—Pues ya lo sabes, tienes unas pestañas que cualquier chica envidiaría.

Levanta una ceja y se acerca más a mí, para seguir hablando sin tener que gritar por el volumen de la música.

—No sé si eso me halaga o me resulta... raro.
—Es un halago créeme, ¿cómo te llamas?

Su risa en mi cuello antes de contestar consigue que me estremezca.

—Mario. Tú eres Olivia, ¿verdad?
—Oliva.
—Olivia, me gusta.

Pongo los ojos en blanco, niego enérgicamente con la cabeza y me preparo para la aclaración de siempre.

—No, no, no. Oliva, sin la i, como las aceitunas, ya sabes.
—¿Oliva?
—Eso es.
—Nunca lo había oído, pero tiene sentido.

Ahora soy yo la que me pierdo por completo.

—¿Qué es lo que tiene sentido?
—Es el color de tus ojos, verde oliva.

Y solo con esa frase sé que podría hacer esta noche conmigo lo que quisiera. Suena fatal, soy consciente, pero me ha ganado y ya no puedo hacer nada contra eso.



                        ...........................................................

Ay, Mario... ;-)



2 comentarios:

  1. Ay, ay, ay Marioooo, que momentazo, que primer encuentro!!!! Mario también puede hacer conmigo lo que le dé la gana ;-) Nada, que he leído la entrada y sabes qué he hecho?? Pues ponerme a leer por tercera vez el libro, y sabes qué? Que no me canso de hacerlo..ENHORABUENA!!!! 21 reseñas en Amazon y todas de 5, es que no te mereces menos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, Eva, por tercera vez!
      No sé ni qué decirte, porque aún ni me creo la acogida tan buena que está teniendo esta historia.
      Solamente espero que la segunda parte esté a la altura, porque me aterra decepcionaros. Sé lo que es esperar algo con ganas como lectora, así que estoy poniendo todo lo que soy en ese desenlace.

      Mil gracias por tu constante apoyo.

      ¡Un besazo enorme!

      Eliminar