martes, 9 de junio de 2015

¡Música maestro!

Porque, a veces, con una canción basta para explicarlo todo. Porque, en ocasiones, una canción es suficiente para expresar eso que no eres capaz de explicar con palabras. Porque yo soy de las que le he puesto banda sonora a mi vida desde que tengo uso de razón y porque con música la vida tiene color. Y porque sin ella, el mundo perdería el poco sentido que tiene. Por eso el post de hoy va de eso, de la música. Porque, como dijo Chaikovski, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco.




Soy de las que asocio canciones con recuerdos, con personas o con lugares. Me es imposible pensar en una amiga que tuve, de esas que piensas que son para siempre y nunca lo son, y no tararear Al amanecer de Los fresones rebeldes e imaginarnos a ambas en su casa, descalzas, micrófono en mano, grabándonos en viejos cassettes.

Así nos veíamos nosotras, aunque si en algún momento hubo algún parecido con la realidad, fue pura coincidencia...


Rememoro los veranos con mis primas, cuando éramos cuatro enanas, y me viene a la cabeza Despídete de Ella baila Sola, cantándola frente a una cámara de vídeo, y a mi prima Pato, con sus ojos azules llenos de esa admiración que sientes por alguien mayor clavados en mí, diciéndome eso de Eres la persona del mundo que más canciones se sabe.

Un viaje en coche con mi madre y mis primos, con Burbujas de amorWoman del Callao y Ojalá que llueva café, cantando todos a pleno pulmón.

Pienso en Paula y me acuerdo de nuestro primer concierto, una tarde que olía a primavera, en el 98, y a ambas cantando con Alejandro Sanz. Y este recuerdo me lleva a otro, a unas fiestas del colegio, con quince años, bailando el ¿Y si fuera ella? con Marcos, un amigo que se fue demasiado pronto.

Cierro los ojos y vuelvo a la habitación de mi hermana Ainhoa y a robarle cd's que me aprendí de memoria. Mi coco de Los piratas, Para no olvidar de Los Rodriguez, Golfa de Extremoduro o  El roce de tu cuerpo de Platero y tú...

Una fiesta en un piso compartido, con Ventilador R-80 de Ojos de brujo y a mi Glo cantando por Raphael.

Miles de noches, de conciertos, de viajes en coche..., con mi pequeña Judith. Con A la luz del lorenzo de Los delinqüentes, con Tus bragas de El último ke zierre o hace apenas un par de semanas, con un audio de voz de minuto y medio en el que me dedica con su voz de angelical (sarcasmo modo on) el Kuelkier día, de Kaos etílico.

Algo así, pero en un Peugeot 206 y con menos glamour. Lo de la guitarra queda apuntado para la próxima.

Pienso en Eva (Paquita) y recuerdo un concierto de La Fuga, o dos, pero el primero más especial, porque fue solo nuestro.

Y en Bego y su modo tan elegante de inventarse la letra de las canciones. Y su modo, también de una elegancia innata, de hacer el salto de Dirty Dancing cada vez que convence a alguien.

Y que, por mucho que le pese, suele acabar así.


Y en Reiniciar, de Los Piratas de nuevo, y en por qué se convirtió en una canción especial.

Podría seguir así durante horas, pero mejor os dejo con una canción, una que últimamente no puedo dejar de escuchar y que en un par de semanas veré en directo (¡¡¡bravo!!!) y que quizá os pasé como a mí y acabéis asociándola conmigo o con cómo os sintáis mientras leáis esto.

Buen día familia.


4 comentarios:

  1. Ay que casi lloro cuando lo he visto. 😊
    Joo que bien me lo pase en el concierto y que decir de como acabamos.que buenos momentos!!!eso se deberia de repetir mas a menudo . besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Paquita!! No sé si sigo teniendo cuerpo para una de esas jajaja.

      Lo que sí qué sé es que repetiría contigo hasta el infinito y más allá ;-)

      Eliminar
  2. Jooo q bonito! !Mola recordar los momentos y las canciones que te hacen recordar esos momentos. Recuerdo los viajes en coche con mis padres escuchando Ace of base y Carlos Vives. Cantando con mi prima las d Ella baila sola mientras haciamos coreografias de los BSB, jajjaa. Los conciertos de Mago de oz que me los pasaba salta que te salta. Y con vosotras tengo muchas canciones xq nos lo bailamos todo jajja xo sobretodo la Senda del tiempo, me trae recuerdos muy bonitos. Xo no hay nada como un juernes con vosotras bailando la conchimpera! Xo que conste que no me caigo siempre que ya tengo perfeccionado el baile de la mariposa jajjjaja.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja la conchimpera dice...
    Este sábado me pondré los zapatos de bailar,
    que seguro que encontramos nuestra canción del verano ¡¡¡carne de verbena!!!

    ;-)

    ResponderEliminar