martes, 6 de octubre de 2015

La curiosidad mató al gato! (OJO SPOILERS)


Es increíble cómo una historia que únicamente ha crecido en mi cabeza, de repente cobra vida gracias a vosotras y a los personajes solo les falta un pequeño empujón para casi convertirse en personas de carne y hueso. Porque me hace gracia que a veces me preguntéis cosas sobre Oliva o Mario que ni siquiera yo me había planteado, pero que aun así sé las respuestas, como si fuesen unos amigos míos a los que no veo hace tiempo. Por eso, aunque he intentado alejarme un poco de esta historia, siguen estando muy presentes en mi vida.
La entrada de hoy va un poco sobre eso, sobre el porqué de ciertas cosas, sobre todo lo que hay detrás de crear una historia, sobre esos detalles que no conozco más que yo, pero, como estoy muuuuuuy contenta porque es mi cumple y me estáis haciendo sentir la persona más especial del mundo, he querido compartirlo con vosotras. Son curiosidades y las respuestas a las preguntas que más me habéis hecho por privado. Espero que os guste.




- Qué fue antes, ¿Oliva o la historia en sí? Bueno, lo cierto es que no tenía ni idea de lo que iba a escribir. Sí, ya sé que no suena nada profesional, pero así fue. Únicamente me senté y Oliva apareció en mi cabeza; ella fue lo más claro desde un principio, lo demás vino un poco rodado. Fue extraño, porque me daba la sensación de que ya la conocía. Cuando apareció Mario ya me fui formando una idea de lo que quería contar, y me centré en el tema de la distancia y de la amistad entre hombres y mujeres.

- El porqué del nombre de Oliva es una de las preguntas que más me hacéis. Pues bien, resulta que la mamá de una amiga del cole (Ali), lo tenía como segundo nombre; me hizo gracia, porque soy bastante estúpida, y se me quedó grabado para los restos. Tengo una memoria letal para cosas que no sirven para nada. ¿Os acordáis de Oliva y el asunto de Guarromán? Pues al igual que ella almaceno en la cabeza información que solo me sirve para ganar al trivial o para que mis amigos me tachen de friki. Fue el primer nombre que me vino a la cabeza al sentarme a escribir, de verdad, antes que cualquier otro, así que no pensé más. Por si no lo sabéis es un nombre bastante común en algunas zonas de Andalucía y su variación es Olivia, mucho más usado en la actualidad (¿Lo veis? Conocimientos de escasa utilidad martilleándome el cerebro).

Para esto es para lo que me sirve


- Elegí el nombre de Mario, porque no conocía  a ninguno en mi entorno cercano y quería que así fuera. Busqué mucho y, cuando pensé en Mario, me gustó para él.

- Pequeño pony es un apodo real que hemos usado u oído a lo largo de los años en mi grupo de amigas.

- La familia de Oliva pertenece a la misma categoría que las comúnmente llamadas desestructuradas, aunque para mí es un error agrupar a las familias en clases. Quise que fuese así porque yo vengo de una, y da igual que tu árbol genealógico se bifurque, se enrede o lo que sea, porque la felicidad no depende del estado civil de quien te eduque, ni de que compartáis o no lazos de sangre, sino de sus principios, de sus valores y de lo querida y especial que te hagan sentir.

- Cuando comencé a escribir sobre Alberto, para mí era un auténtico cabrón malnacido, pero, con el tiempo, él solito se fue ganando un lugar importante dentro de mí. Vaya que me ganó y quise que vosotras también terminarais cogiéndole cariño, de ahí esa transformación.

- El personaje de Leo era mucho más canalla en un principio, pero era un híbrido entre Alberto y Mario que no me cuadraba.

- Las canciones que ponen banda sonora a la historia tienen un significado especial y la letra dice algo importante  (exceptuando alguna que se nombra sin más). Es decir, que en las escenas de peso la  canción la elegí por algún motivo.

- Cuando comencé con la segunda parte, el viaje a Ibiza era planeado entre Mario y Oliva, pero no encajaba con la personalidad de ella. Si hubiese sido meditado, no lo hubiera hecho; ya no por estar con Leo, sino por estar tan tocada a esas alturas. Oli funciona a base de impulsos, por eso siendo la situación así, aceptó sin dudar. Y Mario también lo hizo como una sorpresa, porque ya sabía que ella solo hubiera dicho que sí de ese modo.

- El final de esta historia lo tuve en mi cabeza desde el principio. Me refiero a la escena final (la de la playa) situada justamente antes del epílogo, pero a Leo no. Leo fue un añadido sorpresa que apareció por el camino. En un primer lugar Alberto volvía a ocupar cierto espacio en la vida de Oli a nivel romántico, pero después no le encontré sentido.

- Los nombres de los niños corresponden a niños importantes en mi vida.

- En mi borrador inicial, la lista que escribe Oliva se mostraba al principio (en el segundo capítulo), pero, evidentemente, de ese modo era demasiado obvio, así que la trasladé al final, cuando Sonia la encuentra preparando su mudanza.

- Tuve únicamente un bloqueo importante. Fue en la segunda parte, cuando llega Navidad de nuevo y ella va de compras con Alberto. Me bloqueé, porque me puse tanto en la piel de Oli que estaba un poco como ella, pérdida y sin saber muy bien cómo arreglar el asunto con Leo. Me costó un par de días redirigir la historia. El resto lo he escrito a trompicones, a vomitonas.

Yo en modo bloqueo.

- Tengo muchas cosas en común con Oliva (creo que más de las que me gustaría), pero al ser mi primera novela no pude evitar las similitudes, me salían solas. Maite y Sonia tienen un poquito de cada una de mis amigas.

- Mi idea inicial era que fuese un solo libro, pero se me fue de las manos y ellos mismos me pedían más.

- Tardé 8 meses en escribir la primera parte y 4 meses para la segunda. A pesar de que la segunda es mucho más sentida, me costó menos, porque ya estaba demasiado metida en la historia.

- No he vuelto a leer ninguna de las dos partes. La lista de Oliva la leí por última vez en marzo y La lista de Mario en julio. Y de momento no creo que lo haga.

- A pesar de que para algunos personajes me inspiré en personas famosas reales (Oliva, Alberto, Leo y Sonia), en el caso de Mario y Maite únicamente existen en mi cabeza. Sí que he elegido a quien se asemejaría más, pero no fueron inspiración como tal. ¿Por qué os digo Milo Ventimiglia entonces cuando me preguntáis? Porque Milo me inspira, así, en general. Por Dios, qué hombre.

¿Alguna objeción? Ah, pensaba...

- Me cuesta decidirme por una escena favorita, pero voy a mojarme. Mi momento favorito de La lista de Oliva es el paseo por la playa en Barcelona cuando Oli le da la sorpresa a Mario y piensa en por qué le gusta tanto él, mientras pasean en silencio. De La lista de Mario me quedo con la escapada a Ibiza, aunque la boda de Sonia la viví mucho también; ese baile bajo las estrellas… uff.

¿Queréis conocer algo más? Ya sabéis que me encanta hablar con vosotras, así que adelante, sin miedo, porque como dice Maite… El futuro es de lo valientes.


12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Alex!! Siempre se descubre algo nuevo ;-)

      Eliminar
  2. Muy emocionante, cuando leí la segunda parte iba de nudo en nudo en la garganta, es tan real, las emociones tan bien descritas... Sólo puedo decirte GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Cristina, qué bien que te haya gustado y que sigas emocionándote, para mí conseguir eso es... no tengo palabras!

      Eliminar
  3. Muy emocionante, cuando leí la segunda parte iba de nudo en nudo en la garganta, es tan real, las emociones tan bien descritas... Sólo puedo decirte GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado saber más de estas historias y de lo que te inspiró a la hora de hacerlas. Genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Estefania!! Con que disfrutéis un ratito al leerlas, ya me doy por satisfecha. Un besazo!!

      Eliminar
  5. Me ha encantado saber más de estas historias y de lo que te inspiró a la hora de hacerlas. Genial!!

    ResponderEliminar
  6. Felicidades guapa. Me ha gustado saber más sobre la lista de Oliva. Tiene que ser muy emocionante ponerse en el lugar de la protagonista para tomar según que tipo de decisiones y conducir una historia así, llena de emociones y con los sentimientos a flor de piel. La primera parte para mí fue como encender una mecha y la segunda la "explosión" de la historia. Si me tengo que quedar con una escena, sin ninguna duda es la del final,(Mario forever), pero hay una que me marcó mucho y es cuando Oliva va a Barcelona a dar una sorpresa a Mario y se encuentra... vamos un bombazo!! ¿Pensaste en cambiar el final en algún momento? Te mando mucha suerte y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sheyla mi niña!!! Ese momento del final es amor! Y cuando llega Oliva y se encuentra ...sorpresas... lo pasé mal al escribirlo, la verdad. Lo de cambiar el final... pues lo cierto es que no. Sí que me planteé más opciones según llegaba el momento de meterme de lleno con ello, pero es que no había ninguna otra situación mejor (o peor, según se mire) que pudiera ocurrir para Oliva. Tenía que ser así, tal y como paso, tanto lo bueno como lo malo,no podía ser de otra manera con ellos. Un besazo!!!

      Eliminar
  7. Me encanta este post... es muy emocionante saber mas. Si de escenas favoritas se trata, el baile bajo las estrellas me gustó mucho pero la escena final de la playa de Mario con su hija... me lo imaginé madurito y como siempre hermoso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary Jane! Heleído tu mensaje de chiripa, porque me llegan las notificaciones cuando quieren ainnsss. Muchas gracias por tus palabras. Sé que es difícil elegir solo una escena, a mí también me pasa jajaja. La verdad es que ese final también es demasiado bonito para no nombrarlo!! Te mando un beso!!

      Eliminar