martes, 22 de diciembre de 2015

Ciao 2015... bienvenido 2016...

Bueno… pues aquí está el último post del 2015. Es un poco moñas, aviso. En plan mear corazones y oler a algodón de azúcar, pero es que si echo la vista atrás este último año, me dan ganas de achucharos hasta poneros azules (y no en plan cuqui de Avatar, sino azul falta de oxígeno).



Aunque también espero que sea un post positivo, motivador y un poco estúpido, así que supongo que esto último compensa tanta ñoñería.

Primero vamos a remontarnos a hace un año…

El final del 2014 y comienzos del 2015 fueron meses difíciles para mí. No voy a entrar a contaros mis miserias, porque bastante tiene cada uno con lo suyo como para tener que aguantar también lo mío, pero adonde quiero llegar es a que, hace exactamente un año, estaba un poco perdida. Y triste. Y me sentía un tanto vacía. Y sentirse así es una mierda.
Una mala racha, vaya, que me hizo replantearme muchos aspectos de mi vida y tomar decisiones en vez de ahogarme en mi propio vaso. Y es que soy de esas que piensan que, cuando la vida le da caca, se acuerda de lo que nos enseñaban en el cole de que con la caca se hace abono y que del abono crecen flores. Quizá no sea la mejor metáfora del mundo, pero creo que es  lo suficientemente clara para que sepáis a qué me refiero. Así que escribí y volqué toda esa frustración en un mundo paralelo al que escapar cuando no me apetecía darle vueltas a lo que me tenía tan apagada, y así nació Oliva. Supongo que puedo decir que Oliva, Mario, Maite, Sonia y los demás, fueron mi terapia. Un método para sentirme bien que acabó dándome todo lo bueno que ahora estoy viviendo. Meses después de todo aquello, abría este blog ilusionada y muerta de miedo. Y empezaron a llegar los mensajes, los comentarios, las reseñas… y yo no me lo podía creer. Lectoras que me contaban su propia historia de amor a distancia, las que me decían que no aguantaban las carcajadas en la piscina, las que me hacían llegar sus palabras de apoyo desde Colombia, Alemania e incluso Tokio. Y yo en mi casa, digiriendo como podía que, eso que era tan parte de mí, ahora lo era también de un montón de personas que no me conocían, pero de las que ya me sentía un poquito más cerca.
Muchas me preguntáis que por qué no lo intenté antes, y bien, es verdad que nunca me tomé en serio esto de escribir, porque no lo vi posible (mea culpa), pero también pienso que cada cosa en la vida tiene su momento y el mío llegó este año.
Recuerdo que en mi Facebook personal hace un año escribí refiriéndome al 2014: 

“Ha sido un año raro, de esos en los que parece que das un paso atrás en vez de avanzar..., pero como soy de las que piensan que, en la mayoría de las cosas, la suerte es una actitud, no le pido nada al 2015... porque soy yo la que decide que este será mi año”.

Meteros esta frase en la cabeza como sea, y la mitad ya lo tendréis hecho.

Y ya sé que no todo es cuestión de actitud y que hay cosas que escapan a nuestro control, pero la mayoría de las veces somos nuestros propios enemigos sin darnos cuenta. Así que nunca abandonéis vuestros sueños, ni dejéis de hacer aquello que os hace feliz. Y os lo dice una que antes de esto montó una tienda de complementos artesanales en plena crisis (que obviamente se fue al garete, pero lo intenté, que es el mensaje con el que me quedo).

Así que, después de este rollazo que os he metido, mi resumen del 2015 se centra en esto, en haber conseguido publicar mi primera bilogía, en haber conocido a gente maravillosa por el camino (espero conoceros en persona algún día y poder chillar emocionada al veros en plan groupie), en haber aprendido un montón del manejo de redes sociales, blog etc (no parece gran cosa, pero soy un "zoquete tecnológico"), y en volver a sentirme CAPAZ de hacer algo que me llena totalmente.

También me han operado y eso no fue tan guay, pero ya estoy maciza de nuevo, así que non preocupare.

Yo después de mi operación.
Vale, más o menos, no seáis quisquillosas.

Y hemos ampliado la manada con Lola. Es demasiado mona para este mundo, lo sé.

No me llames Dolores, llámame Lola...


No sé qué me traerá el 2016. Ojalá veamos publicada en papel la historia de Oliva. Ojalá el nuevo proyecto guste tanto como el primero. Ojalá consiga dar otro pasito en esta aventura. ¿Pero sabéis qué? Que no voy a hacer una lista de propósitos o deseos en este aspecto, simplemente voy a seguir disfrutando de lo que me dais, que ya es mucho, y lo que venga, bien recibido será.
Solo deseo ser igual de feliz que lo soy ahora. Y por ello solo puedo daros las GRACIAS, porque sentirme así es, en mayor parte, mérito vuestro.


Ahora la lista de propósitos buena, la brutalmente sincera y no la que sería ideal, pero que nadie nunca cumple (podéis coger la ideal y ponerla un no delante, es fácil).

No, no voy a apuntarme al gimnasio.
No voy a dejar de salir con mis amigas, tomar copas y hacer el imbécil como si siguiera teniendo veinte años. A veces incluso quince.
No pienso dejar de reírme si alguien se cae por la calle (exceptuando personas mayores y situaciones serias; espero que se entienda que no soy un monstruo, solo un tanto idiota).
No pienso sentirme mal si las cosas me van bien. Incluso si me van tan bien que doy asco.
No pienso dejar de darme un caprichito de vez en cuando, aunque no lo necesite (este apartado incluye: ropa, zapatos, cosmética y libretas monas).

Podría escribir hasta hartarme, pero creo que la entrada ya es demasiado larga.

Último propósito: aprender a sintetizar.

Os deseo a tod@s comenzar el año con buen pie y sin resaca. Y si no lo hacéis, pensad que tenéis otros 365 días (este año hay uno de regalo) para mejorarlo.

Y por último, la carta a esos tres que traen paquetes...

Queridos Reyes Magos:

Jamie Dornan.

Gracias.

Con cariño, Neïra.

Ni portal de Belén, ni nada.
A este que lo dejen en el portal de mi casa que ya me ocupo yo.

                                                ¡¡¡FELIZ NAVIDAD y FELIZ 2016 FAMILIA!!!



10 comentarios:

  1. Hola.
    ¡Feliz navidad! A ver si este año hay suerte y colocamos La lista de Oliva en la estantería, bueno y la de Mario también pobrecito mío...
    Yo no he escrito la carta a los Reyes Magos pero va muy en la línea de la tuya, espérate que no nos den un susto la mañana de Reyes, porque hemos sido buenas por supuesto.
    Yo solo deseo que sigamos igual que ahora, porque eso quiere decir que vamos a estar bien. Bueno alguna cosa más no me vendría mal... (ja,ja...)
    Pásalo bien y disfruta.
    Muchos besos ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sheyla, mi niña, ¡¡feliz Navidad!!
      Jajaja estaría bien el grito de lunáticas al ver a Jamie bajo el árbol (quien dice Jamie, dice Scott, Matt o el que se tercie).
      Pásalo muy bien estos días, que te lo mereces!!
      Besitos ;-)

      Eliminar
  2. Jajaja yo me pido a Brock que con el tamaño que tiene harán falta los 3 para traerlo.
    Me encantaría que me hubieras visto en la sección de perfumería del Corte Inglés para tener parte de "culpa" de un ratito de tu felicidad.
    Croqueta!jajajajajaja
    Yo también espero conocerte algún día y tener un momento épico contigo tal que "son tus pelotas?" o "me pones mucho" jajajajajaja
    Y paro ya y no digo nada más.

    P.S. Bueno sí, putter de 20! 😂😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Jan, como siempre, tus comentarios están a la altura.
      Brock podría llevar él a los Reyes Magos en brazos si se lo propusiera. Tiene un poco pinta de Gaspar versión cañón, piénsalo.
      Si nos conocemos algún día sería muy guay que hicieras la croqueta delante de mí. No digo más.
      Un besazo enorme guapa!!!

      Eliminar
    2. Uffff, no me digas eso que me lo imagino vestido de Gaspar versión striptease y subo tres grados la temperatura global jajajjaja Además Gaspar siempre ha sido mi favorito de los tres. Creo que esto ya lo veía yo venir...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Andrea!
    Antes de nada feliz año, que tengas un 2016 cargadito de cosas buenas!
    Vamos a tener un problema porque yo a los Reyes Magos les he pedido lo mismo que tú, un Jamie Dornan así que no se cómo se las van a apañar para complacernos a las dos...jejeje a ver qué pasa el día 6, ya me contarás... ;)
    Desde que leí en tu cuenta de twitter que la semana que viene llega tu nuevo libro estoy emocionadísima. Menos mal que estoy de vacaciones porque ya me veo sin dormir leyendo hasta devorarlo...que ansia por favor!!
    Supongo que estarás nerviosa y expectante, seguro que todo va genial, has nacido para esto!
    Besitos y avísanos en cuanto esté, que estoy como una loca dándole al f5 a tu twitter esperando la publicación :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año Laida!!
      Te deseo lo mismo, un año en el que consigas todo lo que te propongas!!
      Mmm veo que voy a tener que empezar a replantearme lo de Jamie, demasiada competencia jajaja eso o compartir a lo loco ;)
      Gracias por tus palabras y por tu emoción con el libro nuevo. Que tú te emociones por ello, me emociona a mí.
      La respuesta es sí; estoy nerviosa y expectante. A eso súmale cagada de miedo, ilusionada, esperanzada y bastante irritable, y ya te puedes imaginar el cóctel molotov que soy en estos momentos. A mi novio acabarán poniéndole algún monumento en alguna plaza por semejante paciencia. Pero bueno, es normal y de algún modo estoy disfrutando de cada uno de estos sentimientos. Espero no defraudar, porque de verdad, que he volcado tanto en esta historia que me aterra.
      Mil gracias por todo guapa, sigo sin decir día por si acaso, pero mi intención es que los Reyes Magos vengan cargaditos de ejemplares de Fuimos un invierno...
      Mil besos!!

      Eliminar
  5. Hola, Muchísimas Felicidades por tu nuevo libro. No lo he empezado porque no quiero que me pase como con La lista de Oliva y La Lista de Mario.: Si llego a empezar la Lista de Oliva sin tener la Lista de Mario.....no hubiera podido aguantar la espera y me habria dado un mal.
    Ya tengo tu nuevo libro y quisiera saber si la continuación se hará esperar mucho....por comenzarlo ya o no porque....la paciencia no es mi fuerte.
    Me apasionó tanto la historia entre Oliva y Mario que me muero de ganas de empezar a leer tu nuevo libro y confirmar como lectora, que estoy en lo cierto cuando digo que has sido un gran descubrimiento y que te estoy muy agradecida por haber puesto en mi vida a Oliva y Mario, que ya formar parte un poquito de ella.
    Se que te va a ir bien con tu nuevo libro y con los siguientes que escribas. Gracias por todo lo que me has hecho sentir con Oliva y Mario y por favor, se benévola con nosotras y no nos hagais esperar mucho para la continuación de Fuimos un Invierno.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia!
      Muchas gracias por tu mensaje! Me alegro de que disfrutaras con la historia de Oliva y Mario. Y como lectora te entiendo, porque, aunque parezca mentira, a mí también me enfada horrores tener que esperar para las continuaciones. Aún no puedo decir fecha, solo te puedo decir que está en proceso y bastante avanzada, pero mínimo necesito un par de meses para terminar y rematar. Ojalá pueda ser antes, pero no creo que sea capaz de hacerlo sin superpoderes ;-)
      Te mando un abrazo y cualquier cosa que quieras preguntarme, aquí estoy.

      Eliminar