jueves, 17 de noviembre de 2016

Sueños locos

Hoy os voy a hablar de una estupidez como una catedral de grande, pero que, cotilleando con Saray García un día de esos en los que no nos apetece trabajar y nos ponemos a hablar de la vida en general y de tonterías en particular, se me ocurrió.
Los sueños estúpidos que todos tenemos.
Bien y no me refiero a que nos toque el Euromillón ni a liarnos con el macizo de turno o con nuestro amor platónico del colegio, sino a esas cosas que nos dan a veces vergüencita contar, pero que nos harían una ilusión de morir. Chorradas, memeces, cosas que no tienen ni utilidad, ni sentido, pero que nos harían suspirar de felicidad.
Yo voy a confesar unas cuantas y después quiero colaboración, por favor, porque reírse de uno mismo es divertido, pero si te puedes reír de otros, es más top aún.

Allá voy...


Ser extra en una película de zombies. En plan brazo, dientes, tripas o lo que sea colgando, arrastrando un pie y gruñendo de cara a la cámara. Sí, lo haría gratis, así que directores del mundo zombie, llámenme y ayúdenme a cumplir un sueño. Además, para esto no hace falta ser guapa, con saber andar despacio y gruñir, vale, lo que hago básicamente todas las mañanas según me levanto.
H puede dar fe de ello.
Es que me mola tanto que lo haría incluso pagando. Dicho queda.
Hacerme un book de fotos de esos molones en paños menores y no parecer Belén Esteban o alguna sucedánea en la portada del Interviú. Algo con clase, señoras, donde me vea guapa a morir y los complejos pasen desapercibidos. Qué coño, donde ni siquiera existan. Porque yo lo valgo.

Así... con una pose de lo más natural.
Atreverme a hacer alguna locura capilar. Lo que viene siendo teñirme de rojo y hacerme rastas, o raparme el pelo. Sí, son mis dos opciones, esas que nunca me atreví a hacer en la adolescencia y que ahora me parecen de tragedia griega solo de pensarlo. Sé que esto podría hacerlo en cualquier momento, pero no quiero llorar cada vez que me mire al espejo. Las rastas no me las hago, porque, en primer lugar, a veces me salen solas de no peinarme, y segundo, acabaría por no cuidarlas nada, encontrándome comida entre ellas y viéndome obligada a cortarlo después mucho y lloraría. Y que no me veo yo a estas alturas de esa guisa, aunque suene como mi abuela. Y lo de raparme... pues no soy Demi Moore, ni Natalie Portman (qué guapa en V de Vendetta, por favor!)  y tengo una señora almendra por cabeza. Yo me acercaría más al aspecto de los Caraconos que al de una de estas dos bellezas. O peor, a Britney Spears en sus horas bajas.
No, la humanidad agradece que no lo haga, lo sé.
Me queda genial, ¿verdad?
Hacerme un tatuaje en el Bronx. Vale, esto quiero hacerlo desde que mi prima volvió con un trébol tatuado en el dedo cuando estuvo allí. Muy carcelario, sí, pero genial lo mires como lo mires.

Solo me quedaría aprender a chasquear los dedos con gracia y os pegaríais por entrar en mi banda. Oh, yeah.
Subirme al escenario en un concierto de esos geniales e inolvidables y tirarme encima de la peña cual estrella del rock. Sin dejarme los dientes, sino en plan bien, como una diosa de la música.

Yo iría más vestida que Lady Gaga, pero el parecer una sardina fuera del mar lo haría igual de bien que ella
Usar gafas. ¿Os acordáis cuando erais pequeñas y queríais, no, NECESITABAIS tener un brazo escayolado? Tenerlo era algo así como ser guay por un tiempo, todo el mundo lo firmaba y te hacías la dura. Bien, pues yo siempre quise tener gafas. No dioptrías, sino gafas. Para poder comprarme unas molonas grandes tipo del 1, 2, 3. Otras rojas. Y si me apuras de esas de tipo gato. Mi cuñado es óptico y puede corroborar que he estado al borde del chantaje para que me dijera que necesitaba, aunque fuera mentira, pero no, tengo vista de lince (lo cual es genial en general y para mi trabajo en particular, pero yo quería gafas y tuve que conformarme con los dolorosos braquets). Estaréis pensando... ¿y por qué no las usas sin graduar? Ahora mucha gente lo hace, sí, pero es que me siento ridícula al hacerlo. Lo siento.
¿Veis qué mona?
Bueno, pues hasta aquí llega mi top de sueños locos de hoy.
Tonto, sí. Absurdo, sí. Una pérdida de tiempo, también. Pero... ¿a qué todas habéis recordado alguno propio con suspirito o risitas incluidas cuando lo habéis leído? Porque sí, amigas, TODAS tenemos, aunque intentemos esconderlos.
Ya solo por habéroslos recordado, esta entrada merece la pena.

P.D. ¡Sed buenas y compartidlos con el mundo! 😁










10 comentarios:

  1. Algunas son muy fáciles de conseguir! Sobre todo la de las gafas... lo de la peli de zombies también lo veo viable, conozco yo a unao chicos que hacen unos cortos de terror geniales, en la próxima de zombies, ya te aviso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja Joana, claro que son fáciles, la cuestión es que son chorradas como un piano, pero de esas que hacen ilusión ;)
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Ay, yo es que soy muy de locuras, se me cruza algo por medio y acabo haciendolo!!! Asi que lo unico quenpuedo es confesartelas...
    - Este verano me puse el pelo morado, pero es que en la universidad lo lleve rosa Barbie!!!
    - Tatuajes... sin comentarios (has visto el ultimo??)
    Quiza si hay una cosa que me encantaria, y seria recorrer Estados Unidos en coche, como en las pelis... En un Mustang negro (como el de Gabriel) y con la musica a tope!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Rachel, eso es bueno (mientras no tenga consecuencias legales).
      Yo confieso que tuve el pelo rosa también. Era muy jovencita y Cristina Aguilera por aquella época me tenía un poco absorbida el cerebro. Otra confesión que dejo aquí, vaya jajaja y me hice mechas rosas y platino como las que llevaba! Luego se me quedó naranja pollo y me arrepentí tanto... pero parece ser que no mucho, porque unos meses después repetí, pero más rojo jajaa. Nunca he vuelto a teñirme.
      Lo de EEUU me apunto!

      Eliminar
  3. Ay, yo es que soy muy de locuras, se me cruza algo por medio y acabo haciendolo!!! Asi que lo unico quenpuedo es confesartelas...
    - Este verano me puse el pelo morado, pero es que en la universidad lo lleve rosa Barbie!!!
    - Tatuajes... sin comentarios (has visto el ultimo??)
    Quiza si hay una cosa que me encantaria, y seria recorrer Estados Unidos en coche, como en las pelis... En un Mustang negro (como el de Gabriel) y con la musica a tope!!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajja, me encanta tanto... A mí los zombies me dan repelusín (a veces me hago la fina, ver para creer...), pero me encantaría que me pintasen todo el cuerpo, a lo mística (y si de paso me hacen una reordenación de carnes y me lo dijan como a ella, no problem), sin un solo poro al aire. También me fliparía saber dar hostias como panes. Que no es que sea yo agresiva (que depende del día) es que cada vez que veo Matrix me vengo arriba, y quiero que me "carguen" esos programas molones para aprender "fujitsu" y esas movidas... Pero mi top, es que me dejasen conducir un coche de esos con más caballos que el Rocío, pero a lo loco, muy carmagedon, con derrapes, trompos, saltos... y con una garantía de que no me voy a abrir la crisma of course! Y la más simple, y todavía de vez en cuando me levanto con ganas de hacer y puede que algún día me dé por ahí... teñirme de azulito el peli, o violeta o un color así y completarlo con el piercing en la nariz, que dime tú que será complicado, pero me acabo rajando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo de mística! Sobre todo si quedamos tan macizas como ella! Jajaja lo de las hostias me parto!! Ay fujitsu... qué daño hizo Matrix...
      Lo del coche... eso a mí sí que me da miedo, más aún cruzarme contigo si lo consigues.
      Y lo del pelo ya tú sabes... como los fraggel rocks o los teletubbies, pero tan felices las dos ;)

      Eliminar
  6. jajaja me matas con tus entradas. Yo tengo ahí mis sueños/locuras encerradas dentro de mi cabeza y como soy tan cobarde sólo son una fantasía.
    Operarme las tetas, porque quién no quiere tener más busto y llevar una camiseta sin nada debajo y que se te noten las chichis; pero me conformo con las que tengo jajaa seré planita pero con orgullo che.
    También me gustaría aparecer en una de zombies como vos decís, o modelar por las grandes pasarelas y lucir un cuerpazo envidiable.
    Ah, y la del yeso nunca falta, quien nunca quiso tener un brazo roto o una pierna, y que todos tus compañeros del cole te escriban en el yeso?
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ari!!
      Bueno, son sueños, no es que seas cobarde, quizá es que aún no ha llegado su momento, quién sabe si en un futuro? ;)
      Tu eres de las mías entonces y te mueres por aparecer en The walking Dead!! jajaja
      El tema del físico creo que toooodas seamos como seamos seguramente soñemos con cambiar algo. A veces se consigue y otras no, lo importante es verlo como eso, como una fantasía y quererse y aceptarse como cada uno es!
      Y lo del yeso jajaja yo tuve uno una vez por una fisura de muñeca, y sabes qué? Que seguía prefiriendo lo de las gafas... jajaja
      Mil besos!!

      Eliminar