lunes, 31 de julio de 2017

Julio, en una montaña rusa

Como bien dice el título de esta entrada, julio para mí ha sido un mes un poco de subidas y bajadas.
Me había planteado estas semanas como unas tranquilas, en las que ponerme al día de cosas pendientes, en las que leer más y ver series acumuladas, en las que descansar en la medida de lo posible sin dejar de trabajar un poquito cada día.
Pues bien, he hecho todo eso y no.
Me he ido de vacaciones unos días, me han hecho tía por segunda vez y he terminado de escribir un proyecto antiguo que me ha servido para desconectar un poco a nivel emocional y entretenerme. He leído buenos libros y he visto algo más de cine que tenía demasiado a la espera. He disfrutado del subidón que me ha regalado Jimena y lo he compartido con cada una de las que me habéis escrito para decírmelo.
Pero también me he pasado una semana entera prácticamente en la cama por una migraña eterna que no se iba, como un recordatorio constante de mi cerebro que me decía que tengo que darle un respiro.
No lo sé, el caso es que no puedo, porque soy mentalmente hiperactiva y frenar no es una opción.
Aun así, sí que he prometido tomármelo con más calma.
¿Cómo? Dándome un verano un poco para mí, para escribir, sí, pero para no ponerme horarios ni objetivos ni fechas. Tengo la suerte de poder hacerlo por primera vez desde que esto comenzó, porque llevo 2018 muy adelantado, así que en esas estoy, escribiendo dos proyectos a la vez y guardando otras tantas ideas cuando me apetece y se me ocurren, sin pensar, sin darles vueltas a si debo empezar una cosa antes de terminar otra. Solo disfrutando.
Después de este rollo que os he metido... ¡ahí van mis lecturas!

Tan solo un segundo, Virginia S. McKenzie



Tuve la suerte de conocer a Virginia en la Feria de Madrid y charlar un poquito con ella, así que le tenía muchas ganas a su primera novela. Me ha gustado y me ha sorprendido, teniendo en cuenta que es su primera obra. Me ha encantado la ambientación del patinaje (llevo todo el mes haciendo figuritas por el pasillo y queriendo ser de mayor patinadora olímpica), su forma de narrar y me he enamorado de un personaje secundario (lo siento, pero soy así, y como un secundario sea bueno me puede).
Si os gusta el New Adult, os encantará. Palabrita.

Rebeldes, S.E. Hilton

Recuerdo ver a mi hermana leyendo este libro cuando ella era una adolescente y yo un piojo imitador que quería ser ella. Pero nunca lo leí, ella se marchó de casa, se llevó el libro en la maleta y me olvidé de él. Hasta que un día, no hace mucho, paseando por una feria ecológica, me encontré con un puesto en el que regalaban libros. Sí, he dicho regalaban. Lo vi y pensé que era la señal de que era su momento.
Ha sido mi mejor lectura del mes.
Un libro sencillo en su narración, pero complejo en su interior. Una novela que creo que todo adolescente debería leer. Con personajes bien perfilados, reflexiones de esas que te llevas contigo, un fondo social y un final agridulce.
Como la vida, vaya.

Red hill, Jamie McGuire.

Sí, es ella, la creadora de Travis Maddox y compañía, que parece ser que se atreve con todo, también con zombies. Sabéis que soy muy fan de los muertos vivientes y las novelas apocalípticas. Pues bien. Encontré esta novela en una torre inmensa en las rebajas y no pude evitar darle una oportunidad. Y si Rebeldes ha sido mi mejor lectura del mes, Red Hill ha sido la mayor sorpresa, porque me gustó un montón. Bien narrado, con un ritmo trepidante y una buena trama  por lo que le pongo un bien merecido notable.

La princesa de Central Park, Joana Arteaga.


Tercera entrega de la serie Chicas de Blecker Street.
A la altura de las anteriores, una novela romántica bien escrita, de esas que te sacan sonrisas sin darte cuenta, con personajes fuertes y con una parte de drama importante, pero bien llevado.
Si os gustaron las anteriores, disfrutareis de nuevo con esta. Y si aún no la conocéis, os animo a que le deis una oportunidad (pero por orden, ¡por favor!).

Nosotros después de las doce, Laia Soler.



Tenía muchísimas ganas de estrenarme con Laia, ya que no dejaba de oír maravillas sobre su pluma, y me ha sorprendido gratamente. Tiene un estilo muy personal, muy dulce, y la historia en sí un toque mágico que te envuelve hasta que lees la última página con una sonrisa en los labios.
Nosotros después de las doce es un libro sobre la pérdida, sobre segundas oportunidades, sobre el valor de la vida, incluso de las cosas que duelen para aprender, sobre lealtad y otras muchas cosas que descubriréis según vais leyendo.

¡Y eso es todo! He tenido la suerte de que este mes no he sufrido ninguna decepción en cuanto a libros, así que no me puedo quejar. ¿Cómo os ha ido a vosotras?

Y, por último, os quiero recomendar dos series que me tienen un poco loca y que he visto prácticamente de seguido aprovechando mis horas improductivas de dolor de cabeza.
La primera es Big Little Lies; acabo de descubrir que está basada en una novela, así que me la apunto también. Una serie sobre el amor por la familia, la protección, los valores, sobre diferentes conflictos que envuelven a las mujeres, porque esta es una historia en el que el peso lo llevan ellas, sobre la lealtad, la desconfianza, sobre mentiras...
Con unas interpretaciones sublimes y un guión de calidad.
Drama, comedia, thriller... una mezcla inquietante y un final que te deja con la boca abierta y que a mí me puso los pelos de punta. Según veía el último capítulo le decía a H: Mírame el brazo, ¡mira!, y él me ignoraba, pero ese es otro asunto...
Lo dicho, que os dejo el trailer ;)


Y la segunda es The handmaid's tale (El cuento de la criada). También basada en un libro que tengo apuntado desde lo albores de la humanidad en mi lista y que finalmente no he leído antes de ver la serie, pero que terminaré leyendo, porque ¡qué brutalidad de historia!
El reparto, el ritmo, el mensaje... me ha gustado todo.
Si os vuelven locas las distopías no os la podéis perder.


Por cierto, de ambas habrá segunda temporada, así que ahora toca morderse las uñas y esperar.

Y poco más os cuento... espero que estéis disfrutando del verano.

Os mando un achuchón y, como siempre, gracias por estar al otro lado ❤❤❤




No hay comentarios:

Publicar un comentario