Octubre, productivo

¡Adiós a uno de mis meses favoritos! Y ¿por qué? Porque soy fácil y es mi cumpleaños; ni más ni menos. Y porque me encanta el otoño (aunque este año ha sido más veroño que otra cosa).
Ha sido un mes de trabajar mucho. He pasado por la primera corrección de la historia de Eva y... no os podéis imaginar lo raro que es releerse a una misma cuando ha pasado más de un año desde la última vez que me enfrenté a esa novela. Sin contar con los momentos de crisis (porque, inevitablemente, he evolucionado desde entonces, aunque solo lo note yo), he disfrutado de la historia y ¡estoy deseando que llegue a vuestras manos!
Dentro de muy poco os contaré cositas, como la fecha y el título, ¡palabrita de Neïra!
También he organizado nuevos proyectos. Tengo el calendario de 2018 prácticamente cerrado; de momento os cuento que saldrán dos novelas que ya tienen fecha, y tengo a una tercera buscando su hueco, pero depende de varios factores (¡crucemos los dedos!).
Además, he sufrido un pequeño bloqueo de escritura. Nunca me había pasado, pero es normal después de unos meses de lo más productivos. He empezado varias cosas, incluso de géneros diferentes, pero no me he centrado en ninguna. He estado bastante dispersa, picando de aquí y allá, releyendo proyectos abandonados, volviéndome a ilusionar por otros, pero sin llegar a decidirme por uno solo. Espero en breve encontrar el camino. ¿Lo bueno? Que tengo muchos meses por delante solo para dejarme llevar y escribir sin más.
Sin embargo, lo mejor de todo, es que he vuelto a retomar rutinas que tenía un poco apartadas. Estoy leyendo de nuevo un poquito cada día, descubriendo autoras y cogiendo novelas que tenía reservadas desde hacía mucho tiempo. Y lo echaba de menos.
¡Os cuento un poquito!
Este mes, de nuevo, no me salgo de la romántica, aunque sí que son historias muy diferentes dentro del género. Todas me han aportado algo, desde puro entretenimiento a algo más, así que no hay ninguna que no recomendaría por un motivo u por otro.

Piratas, Laura Esparza.

Conocí a Laura hace tiempo con A contrarreloj, una comedia romántica que me fascinó, así que en cuanto me enteré de que se autopublicaba sabía que tenía que volver a leerla. La experiencia ha sido de nuevo positiva. La autora nos cuenta una aventura de piratas, muy al estilo de Piratas del Caribe; entretenimiento puro, vaya, y bien escrito. Ideal para una tarde de esas de manta, té y libro.

Cómo enamorarte, Cecelia Ahern.

De nuevo Cecelia nos cuenta una historia original. Si bien es cierto que no me ha gustado tanto como otras de sus novelas, sí que me ha enganchado y me ha parecido diferente. Además, la autora tiene algo que a mí siempre me hace disfrutar.
Para que os hagáis una idea,la trama gira en torno a que la protagonista, Christine, tiene apenas dos semanas para conseguir que el protagonista, Adam, se enamore de nuevo de la vida y no se suicide.
¿Arriesgado o no?
Recomendable para las que ya conozcáis su estilo y os guste tanto como a mí.

El día que dejó de nevar en Alaska, Alice Kellen.


Otra maravilla de la autora. Para mí, su mejor novela publicada a día de hoy. Y, además, su mejor protagonista femenina. Heather es complicada, compleja, imperfecta, y por eso me gusta. Nilak es algo oscuro, parco en palabras, un tanto roto, y por eso me encanta. Y juntos, con los secundarios y en Alaska, hacen que la historia sea única.
Por otra parte, la trama tiene muchos matices, detalles, una profundidad que va más allá de una simple historia de amor.
Recomendable 100%.

Pregúntame si me importas, Alejandra Beneyto (dos partes).


Primera novela de Alejandra y no podía haberse estrenado mejor.
En realidad, no es una bilogía, sino una historia demasiado extensa dividida en dos partes.
Una novela romántica contemporánea que no nos presenta nada nuevo, pero ahí es donde radica su encanto, porque sí lo hace de una forma realista, muy emocional y reflexiva. Ya que, como he dicho muchas veces, no se trata de qué se cuenta, sino de cómo se cuenta. Y Alejandra lo hace bonito y sentido.
Para las que os gustan este tipo de historias, con narraciones llenas de pensamientos, con escenas sencillas pero que te erizan la piel, os la recomiendo.
Desde aquí desearle mucha suerte, porque si este es su primer trabajo, creo que no hay que perderla de vista. Además, tiene un trabajo de corrección impecable y un estilo muy cuidado; da gusto encontrarse con escritoras autopublicadas que trabajan y se esfuerzan por presentar trabajos de calidad.

Por siempre unidos, Taylor Jenkins Reid.


¡Pero qué bonita y qué placer haber conocido a Taylor! Una historia sobre el duelo contada de un modo delicioso. Sencilla pero emocional a más no poder. De esas historias que al terminar siempre pienso: ojalá la hubiese escrito yo. No cuenta nada que no se haya contado, pero lo hace de una forma que me ha enamorado. Y no, no es la típica de chico conoce a chica, sino que trata sobre la pérdida y todo lo que conlleva, pero de verdad que merece la pena.

Cómo encontrar el marido (im)perfecto, Tracy Brogan.


Novela romántica de manual, con toques de humor, muy entretenida e ideal para una de esas tardes en las que necesitas algo que enganche sin más. Ya había leído la primera parte de esta serie (son independientes) y por eso he repetido.

Cuando tú llegaste, Lisa Kleypas.

Nadie pone en duda que Kleypas es de lo mejor en romántica histórica. Hacía meses que no leía nada de ella, pero con esta novela ha vuelto a enamorarme. Divertida, muy entretenida, con partes sentidas y que se lee en un suspiro.

Otra vez tú, Alice Kellen.


¡Y este mes tocó una relectura! He vuelto a reencontrarme con Alex y Emma, porque leí hace mucho la primera versión y tenía muchas ganas de ver los cambios de esta nueva edición. Si ya me gustó en su momento, ahora me ha encantado. Me he reído, he sentido y la he devorado, porque se lee en un suspiro. Si aún no conocéis la faceta más divertida de la autora, os animo a que leáis el primero de esta serie.

¡Y ese es mi resumen! ¿Cómo os ha ido a vosotras?
Si tuviera que elegir una, no podría. Tengo que quedarme con dos.
Con El día que dejó de nevar en Alaska y Por siempre unidos. Dos historias muy emocionales con las que sentí un montón y que releeré seguro.
¿Las habéis leído? ¿Pensáis hacerlo? ¡Contadme!

Y ahora os dejo, porque tengo que seguir buscando historias que contar... Besos!!💋💋

1 comentario:

  1. Hola, para mi octubre también es mi preferido, porque también es mi cumple 😜
    Sobre las lecturas he leído todos los de Alice Kellen y me encantan, pero El día que dejo de nevar en Alaska es mi preferido, es que no tengo palabras para hablar de el, esta dentro de mis preferidos.
    Me ha encantado saber que pronto publicas nuevas historias 😋, deseando saber más, no tardes mucho porfi.

    ResponderEliminar