Detrás del telón... Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero

¡No me puedo creer estar de nuevo escribiendo esta sección!
Llevaba meses incompleta en mi ordenador y, por fin, puedo compartirla con vosotras.
Si no habéis leído la novela, os ordeno pido amablemente, que os larguéis echando leches, porque, como siempre, está plagada de spoilers.

Bueno, pues no me enrollo más... ¡Allá vamos!

-Eva nació en un momento de mi vida en el que solo buscaba escribir algo divertido, algo que me hiciera sonreír, pasármelo bien y no sentir tan intensamente como lo había hecho con la anterior bilogía (Daniela). No sé si lo habré cumplido, pero empezó con la idea de ser una comedia y se me fue el asunto un poco de las manos.


- Carla en las primeras cien páginas se llamaba Alba. Lo modifiqué por una tontería descomunal, pero una de mis lectoras cero me dijo que iban a volver a compararme con otra autora, y preferí evitarlo. Así que se convirtió en Carla, que me sonaba parecido y no me costó demasiado asimilar el cambio. Y, sí, sé que no deberíamos dejarnos llevar por este tipo de cosas, pero no os imagináis lo cruel que puede llegar a ser la gente y lo poco objetiva. Y yo soy blandita, tenéis que quererme así.


- Quise que el protagonista masculino tuviese un nombre feo. Después le puse un mote, porque me hubiera dado risa llamarlo por su nombre propio durante la novela, soy así de estúpida. Lo hice para romper otro cliché en la romántica y darle más realidad. La vida está llena de chicos con nombres corrientes y rara vez nos encontramos con un protagonista que se llame Santiago, Jeremías o Jacinto. Es así.

- Algunos de los calcetines de Hache yo los tengo. Me flipan los calcetines absurdos.

- Me enamoré de dos personajes secundarios.
Por un lado, de Gina. Tiene tanta fuerza, tanto fondo... que rápidamente me volqué en ella y en su propia historia; esa búsqueda del amor sin límites ni tabúes.
Por otro lado, también lo hice de Eric. Es tan... guarro, tan natural, tan genial... es uno de los personajes a los que más cariño le tengo, como si fuese un amigo mío.

Eva, junto a Jimena, es mi protagonista favorita. Me reí tanto con ella...
Supongo que una lo fue por sencilla y otra por complicada. Tan diferentes, pero que se me colaron rápido dentro.

- Siempre pensé que Hache no iba a gustar tanto como lo hicieron otros. De todos mis protagonistas es el menos perfecto, pero precisamente por eso a mí, quizá, me llenó más. Es real, es guapo pero un tanto imbécil, porque a veces se nos olvida que no son cosas incompatibles, se equivoca, es borde y tiene mal genio. Sí, lo sé. Pero es de verdad y es lo que quise hacer.
No obstante, habéis vuelto a sorprenderme. Sí que es cierto que a muchas os costó entenderlo y cogerle cariño, pero en general ha tenido una acogida mejor de la que esperaba.

GRACIAS
Si aún no lo habéis perdonado, quizá esto ayude.
- Los títulos de los capítulos son maneras que tiene Eva de decirle que lo quiere, detalles, razones, condicionantes que marcaron su historia. Y de ahí vino el título de la novela.
Se me ocurrió muy al principio, "Maneras de decirte que te quiero" y, en cuanto encontré en nombre para él, la idea completa surgió al momento.

"Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero"

- Si os habéis fijado, la novela empieza en el capítulo cero, después sigue hasta el treinta y ocho, y vuelve a empezar en el cero en el mismo punto presente al que llega Eva relatando su historia y que coincide con el del principio. Lo marqué así porque es como si la historia hubiera empezado y terminado, y en el segundo capítulo cero vuelve a empezar, esa vez con final feliz.
Porque el amor no siempre se consigue a la primera.

- Es la novela más larga que he escrito hasta la fecha (más de 200000 palabras). Pensé que se me iba de las manos y que me iba a tocar dividirla, pero al relatar cuatro historias a la vez no se hace pesada (o eso espero).

- Tardé unos cuatro meses en escribirla. Fue un proceso rápido, aunque le eché muchísimas horas al día. Me tuvo bastante absorbida y, prácticamente, fue vomitada sobre el teclado y ya después mimada durante otros tantos meses.

- Durante la novela, aparece el nombre de mis dos hermanas, Eva y Ainhoa (pequeño homenaje que les hago).

- La novela está dedicada a mi abuelo, porque era un poco como Eva, una de esas personas que alegran cualquier conversación, que entran en una habitación y parecen darle una luz nueva. Sí, de esas tan especiales que se sabe solo con tenerlas delante. También a mi propio Hache, porque era imposible no dedicarle la primera novela que veríamos en una librería de forma "seria".

-He vivido el proceso de un modo muy diferente a los anteriores, porque ha sido el primero en el que cedía parte del control a otros (cosa que no llevo muy bien, siendo sincera), pero creo que el resultado ha sido fantástico.

- Siempre tuve claro que la portada reflejaría esa azotea. La casa del árbol de Eva.

                                             

- Hay dos cameos entre sus líneas:

El primero es que Carla es la mayor acosadora vía Twitter de cierto escritor famoso... Luca Ferrer (protagonista de la saga Daniela, para las que no lo conozcáis).

Un acoso totalmente comprensible, por otra parte...


El segundo cameo se merece explicación aparte...

INCISO...

Si has leído la bilogía Oliva, puedes seguir leyendo, pero si no lo has hecho y tienes intención de hacerlo... ¡huye, insensata! Porque vas a comerte un spoiler de los buenos.

                                       

¿Ya te has ido? Bien.

No digo directamente en qué ciudad sucede la historia, pero es Madrid. No por nada en especial, ya sabéis que yo no soy de las que siempre especifican dónde transcurre una novela, sino porque sale un personaje de La lista de Mario que vivía en Madrid, así que lo condicionó todo.

Y sí, las que habéis leído Oliva sabéis de qué hablo.

No sé si habréis caído en ello (me consta que muchas estaréis ojipláticas en estos momentos), pero cierto pastelero es secundario de ambas historias.
Os imagino así. Y, no, no todo el mundo ha caído. Tranquilas.
¿Por qué lo hice?

Porque es uno de los mensajes que recibo más repetido. Todas me hablabais de Leo al terminar con Oliva y yo... pues quise enseñaros que era feliz; que la vida continúa y que no le iba nada mal. Solo es un pequeño regalo para aquellas que lo adorasteis y sufristeis por él.

Quizá algún día os cuente un poco más de él y de Gina, ¿quién sabe? Pero no prometo nada.

¿Cómo surgió la idea?

Pues fue sobre la marcha. Lo gracioso es que parece que fue cosa del destino, porque en Oliva yo ya comentaba que Leo tenía una hermana más pequeña que él que estudiaba medicina y que se parecían físicamente. Bien. Pues cuando llegó la parte de colar a alguien para Gina en la trama, me di cuenta de que María era la hermana de Leo sin saberlo. Estudiaba medicina, tenía ojazos verdes, era más pequeña... ¡todo cuadraba demasiado bien! Y recordé la cantidad de veces que me habíais preguntado por él, así que era su momento.
Estas cosas a veces pasan. Se me cruza el cable y me siento un poco loca, pero ya no pude verlo de otro modo.
Espero que la sorpresa os haya gustado ♥
Tuve que dejar el final abierto por si alguien leía primero Eva y después Oliva, pero ya digo que quizá algún día cierre el suyo propio, aunque solo sea un forma de relato.


¡Y aquí termina la entrada!
Ojalá os emocione tanto como a mí recordar instantes y descubrir los detalles que se esconden detrás de cada novela.

GRACIAS de nuevo por la acogida tan bonita que les estáis dando.

💙💙💙💙

Os dejo los enlaces de Pinterest y de Spotify relacionados con la novela:

12 comentarios:

  1. Maravillosa, como siempre. Sabes que estás entre mis primeras lecturas, y esta vez te has superado. Esta estupenda pandilla reúne la mezcla perfecta para el éxito y no se hace larga para nada.
    Mi mala memoria no me permite acordarme demasiado de otros libros, pero de Leo...
    Gracias de nuevo y no dejes de darle a la tecla, te necesitamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Leonor!
      Mil gracias. Bueno, es una historia diferente a lo anterior, más desenfadada, quizá, pero me alegro de que haya cumplido su objetivo!!
      Ay, Leo... se quedó en la memoria de muchas!
      GRACIAS a ti por estar siempre.
      Y... por cierto, tengo que leerte. Palabrita. Pero es que se me acumula TODO. Mucha suerte y disfruta del momento, que sigo tus pasos desde el otro lado de la pantalla ;)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa, increíble, está novela ha sido perfecta. Me han enamorado todos sus personajes hasta Borja y Astrid ajjajaja. Sigue haciendo novelas cómo está, has podido hacer que se junten tantos sentimientos... Eva es genial deja huella cuando acabas el libro.Sigue escribiendo tan bien como lo haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristina!
      Mil gracias a ti por disfrutarla tanto, por coger cariño hasta a los que no se lo merecen en principio... jajja.
      Te mando un besazo!!

      Eliminar
  5. Hola!!! Ya tu sabes lo que opino de la aparición de Leo, te lo comente en Pinterest, me hiciste feliz, me encantó esa sorpresa y amé el libro, gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Zairobe!
      Ya tenía ganas de volver a verte tan contenta con alguna de mis historias jajaja que sé que no todas te han llenado igual (cosa normal, obviamente!).
      Sí, Leo ha sido un regalo para las que, como tú, os enamorasteis de él y querías volver a saber algo más de su vida... Me alegra saber que os ha gustado.
      Un abrazo, bonita!

      Eliminar
  6. Hola Guapa!!! Pues yo soy de las Ojipláticas, porque a Carla y Luca los habia visto pero no he caido en Leo. Pues la verdad es que despues de leerte, me he alegrado de que la vida le fuera bien, como bien dices y sin duda.
    Me encanta este tipo de post, cuando nos descubres alguno de tus secretillos.
    Pues fijate que yo pensaba que "y otras maneras de decirte que te quiero" hacia referencia a las otras historias: porque al final cada una de las secundarias tiene una forma de amar distinta o de buscar el amor, por así decirlo. Pues si que estaba yo lejos de la realidad jajajaja.
    Con lo del nombre feo, me has conquistado y tienes toda la razón del mundo y el guiño a tu chico es precioso. Yo al leer el título pensaba que el prota tambien sería Hugo, pero me ha encantado Hache, es un prota que no se puede olvidar, ya no por su forma de ser sino por su nombre.
    Me ha parecido el masculino mas "rarito" de todos tus chicos, el mas dificil de comprender y al que mas me ha costado querer. Eva, sin duda es tu prota mas alocada y divertida y la pareja que forman es explosiva.
    Te felicito. Me ha encantado tu historia, aunque esto ya lo sabes. Te lo he dicho un millon de veces jajaja. Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa!
      Me parto de risa, pero sí, es que cuesta mucho asociar cuando no se dice directamente, me explico? Además, que muchas desde que leísteis Oliva ha pasado muuucho tiempo y muchas lecturas.
      Vale, lo de "otras maneras de decirte que te quiero" también tiene relación con las otras historias, estás en lo cierto, pero originalmente la idea del título fue por lo otro :)
      Lo del nombre, sí, jajaja, no te creas que dudé mucho, pero bah! Al final es una tontería.
      Y sí... Hache es el rarito. Cuando me senté con ellos por primera vez supe que tenía que ser así. Quizá porque también es el más real; tendemos a idealizar a los protas (y no hay nada de malo en ello, de hecho Hache también está idealizado en algunos aspectos), pero en este caso necesitaba que para Eva fuera un tío imperfecto en muchos sentidos, para que ella dejara de soñar con imposibles y asumiera que el amor no siempre llega como esperamos.
      Yo le tengo mucho cariño. Aunque asumo que no es lo mismo crearlo que intentar que te caiga bien jajaja.
      Gracias por todo, Alicia.
      Besos, hasta la próxima entrada!! muak!

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    Me acabo de encontrar tu blog y me ha gustado muchísimo 😊 asi que me quedo por aquí.

    Saludos desde Annie's Place.

    ResponderEliminar