¡Bienvenida a casa, Carlota!

Podría haber sido un día más. Un viernes cualquiera en el que unas niñas jugaban a ser mayores. Un verano más de un año entre tantos que con el tiempo se convertiría en un bonito recuerdo. Unas vacaciones perfectas que rememorar en la madurez con una sonrisa en la cara.
Podría haber sido ese día, pero no lo fue.

Así empieza la historia de Carlota. Así comenzó este viaje, hace nada menos que tres años.
Sí, habéis leído bien. Tres años.
Yo acababa de terminar mi primera bilogía. Oliva me había descubierto un mundo increíble y me había despertado. Porque antes de encontrar este camino, que acabaría por convertir en mío, yo andaba un poco dormida. Insatisfecha. Perdida. Agotada de luchar por objetivos que nunca se cumplían. Y llegó ella y lo hizo posible.
Carlota fue la segunda, en teoría, aunque no en la práctica. Solo fue un boceto de algo que podría ser... pero que no fue. Ni siquiera lo medité demasiado. Solo era un esbozo de algo que no sabía si un día llegaría a vuestras manos. Apareció Daniela y, bueno, ya sabéis cómo fue aquello...
No obstante, un tarde en la que no sabía muy bien qué era lo siguiente, abrí su archivo y supe que el día había llegado. ¿Y por qué? Porque estaba cansada.
Hay historias que se llevan más de ti, más intensas, más reflexivas, más emotivas. Llevaba tres años sin parar, esforzándome y exigiéndome demasiado. Y llegó Carlota y me dijo que frenara. Que necesitaba algo tranquilo y menos intenso para reponer fuerzas. Que era verano y que juntas podíamos hacer que fuese más llevadero, porque su historia era bonita pero calmada; divertida; tierna; dulce. Un soplo de aire fresco, sin más.

Y eso es lo que vais a encontrar entre sus páginas.

No esperéis grandes reflexiones, una trama complicada o personajes complejos.

Esta es una historia de personas normales, como tú y como yo, de sonreír, de soltar alguna carcajada, de suspirar cuando toque y de acabarla con un sabor dulce en los labios.

Espero que Carlota os regale todo eso.

Yo hoy empiezo a despedirme de ella, mientras cruzo los dedos por que sea capaz de daros una mínima parte de todo lo que me dais a mí.

❤️ ¡Bienvenida a casa, Carlota! ❤️



P.D.: Por cierto, sé que os debo la entrada con el resumen de las lecturas de abril. Llegará en algún momento, cuando saque hueco. ¡Palabrita!

🌵 GRACIAS 🌵

6 comentarios:

  1. ¡Qué emoción, Andrea! ¡Felicidades! Estoy que me muero de ganas de leer a Carlota, a ver qué nos tendrá esta nueva chica

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ari! Mil gracias!! Espero que te haga pasar buenos momentos!!
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Andrea, me encantan tus historias, me hacen sentir... Que emoción!!! Hoy empiezo con Carlota. Muchas gracias por seguir compartiendo estas bellas historias. Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nicole!
      Gracias a ti por seguir confiando en mí. Ojalá Carlota te haga volar por unas horas.
      Besazos!

      Eliminar
  3. Hola Andrea, lo quiero tener en papel y no lo consigo por ningún lado, ni por Amazon, ni en la librería de mi barrio, nada, no lo encuentro.
    ¿Me podrías decir dónde conseguirlo?
    Muchas gracias.
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura!
      Es que no lo hay en papel! Carlota y el cactus de color rojo solo sale en digital, se puede conseguir en cualquier plataforma de venta, pero únicamente en ese formato.
      Lo lamento!! Quizá algún día la editorial decida darle una oportunidad en papel, pero de momento tendremos que conformarnos con esto ;)
      Gracias por tu interés!

      Eliminar