Polos opuestos

Antes de nada, esta entrada solo es para aquellas que han leído Caótica Jimena.
En ella hablo de la serie y de las novelas que la completan y, por lo tanto, tiene un spoiler del tamaño de la catedral de Burgos.
Así que, por favor, si aún no conocéis a Jimena y tenéis intención de hacerlo, ¡prohibido el paso!

Y eso es todo, ¡vamos allá!

Cuando empezó esta aventura literaria, un día me preguntaron si entraba en mis planes hacer una serie. El NO salió rotundo y casi sin pensar. Me parecía difícil, innecesario e, incluso, un poco aburrido como proceso. Se me hacía cuesta arriba solo pensarlo.

Sin embargo, un día ocurrió. Un día llegaron Jimena y Bruno y, cuando acabé su historia, no quise despedirme de ese mundo que habitaba en mi cabeza. Me parecía demasiado pronto. Un mundo en el que no solo vivían ellos, sino también muchos otros, como Oliver, Iris, Adrián, Luna...
Desde el principio, dos de estos personajes tiraban de mí. Es extraño cuando lo sientes, cuando sabes que están muy vivos y un secundario se te clava dentro y te habla; te pide que cuentes su propia historia.

                                

Eso pasó con Oliver y con Luna...

Ambas historias surgieron a la vez. Tuve tan claras sus tramas que no sabía cómo iba a hacerlo, porque quería empezar con ambas al mismo tiempo.
Lo hice. Fue un desastre. Abandoné ambas y escribí otra novela. Porque soy así, me agobio en vasos de agua y luego me meto en bañeras y lo consigo. Ese podría ser un buen resumen de esta locura en la que vivo.

¿Qué saqué en positivo de esto?

Lo primero, una novela inesperada que terminé en ese parón/bloqueo/miedoaseguir; una novela de la que estoy muy orgullosa y que verá la luz con editorial en el 2019. Aprovecho para confesar que se escapa un poco de la línea publicada hasta ahora, ¡así que supone un nuevo reto para mí que estoy deseando compartir con vosotras!

Lo segundo, que al releer ambos archivos comenzados supe que tenía que acabar ambas, porque me gustaban incluso más que cuando las había planteado, solo necesitaba encontrar su momento.
El de Oliver llegó en los últimos meses del 2017, entre la vuelta a la rutina tras las vacaciones de verano y la Navidad.
El de Luna tardó un poco más. De nuevo tuve que oxigenar cortando con otro proyecto, otro que se coló rápidamente dentro de mí, que me ha marcado y que no pude soltar hasta terminar. Se trata de la segunda historia que verá la luz en 2019, también con editorial.

Como veis, los bloqueos, en mi caso, suelen ser de lo más productivos.

 Hasta que, en abril, la pequeña Luna volvió a mi cabeza y ya no pude dejarla marchar. 
Ahora mismo es ella la que me acompaña cada día. Aunque ya he terminado su historia, su voz aún sigue ahí y no quiero soltarla. Conocerla ha sido demasiado especial (corregirla está siendo un suplicio).

!Aquí tenéis pistas! ;)
La serie #PolosOpuestos está compuesta por tres libros que nos muestran perfiles de personajes muy diferentes entre sí (obvio, Andrea). No son las primeras novelas en las que os muestro esto, pero para mí sí que son tres historias en las que sus protagonistas tienen que enfrentarse a esas diferencias para avanzar... y no siempre es fácil aceptar que no somos quienes creemos ser o que nos enamoramos de quien menos deseamos.

Jimena se enfrentó a ello al conocer a Bruno.
Oliver tendrá que enfrentarse a sí mismo.
Y Luna... ay, Luna... tendrá que esperar a que lo hagan por ella.

Tres mundos. Tres formas de entender el amor. Tres tramas distintas con conflictos reales. Tres experiencias que a mí me han aportado mucho, como escritora y como persona.
Las he vivido con mucha intensidad. Con mucho sentimiento y con miedo. A ratos han sido un poco terapia. A otros, una vía de escape, sobre todo cuando me agobiaba con proyectos que no salían y para los que me estaba obligando (porque... sí, además de terminar la serie y otras dos historias más de rebote, he dejado una a medias). Siempre han sido cosquilleo. Porque, si algo tengo claro, es que esta serie la he sentido y la he vivido, y he dejado en ella mucho de mí.

Caótica Jimena salió publicada en junio del 2017. La idea era que Oliver saliera en 2018 y Luna en 2019, pero por problemas de calendario editorial la tercera parte se me iba a 2020, así que he hecho un esfuerzo enorme y, si todo va bien y no se me tuercen los planes, he decidido adelantarla.

Sí, es lo que estáis pensando, cierro el 2018 con dos novelas que salen casi seguidas. Una decisión que a ratos me parece una locura, pero que creo que es la mejor que podía tomar de cara al futuro.

En septiembre llegará Oliver, con su mundo patas arriba. Un Oliver que sigue siendo el chico con tanto encanto que encandiló a Jimena, pero también es otro al que la vida no ha tratado como él quería los últimos años...

Poco (muy poco) después lo hará Luna. La pequeña de esta serie, pero tan grande que, a ratos, el mundo se le queda pequeño. Una Luna que cree en el amor con tanta fuerza que acabará por atraerlo hacia ella en forma de un puñado de casualidades...

Cierro el año cerrando a su vez este universo de caos, flores y cielos nevados.

Aterra un poco. Supone para mí casi finalizar un ciclo. Y es que ha sido una etapa muy bonita que siento que termina. Un mundo que se cierra y deja espacio para otros. Otros en los que... digamos que noto que me desvío por caminos que nunca pensé que arriesgaría.
Pero para hablar de esto aún es pronto. Ahora solo deciros que espero estar a la altura de vuestras expectativas.

❤️ GRACIAS por estar al otro lado ❤️

6 comentarios:

  1. Hola!
    Te juro que al leer que vamos a tener a Oliver y Luna a partir de septiembre y seguidos, se me han puesto la piel de gallina! Qué emoción! Y dos historias más el año que viene... Súper bien!!!
    Un beso
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Sara! Qué ilusión que te emociones conmigo. Y gracias por valorar el esfuerzo!
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Qué maravilla de noticia, pero creo que te colaste y pones que escribiste la historia de Oliver a finales de 2018... ��
    Deseando estoy de tenerlos todos en mis manos...😍😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios... ajajaja actualizado! Si es que ya no sé ni en qué año estoy...
      Gracias por todo, guapa!!

      Eliminar