Entradas

Lecturas marzo y abril

Imagen
Le di la bienvenida a marzo escribiendo una entrada que comenzaba así: Soy una chica dentro de un televisor. Encerrada en una caja a la espera de que alguien me mire desde el otro lado, me escuche, expresa alguna emoción o me juzgue. Así me siento algunos días; en especial, cuando llega un nuevo lanzamiento. Escribir siempre me hacía libre. Sin embargo, ahora a veces me ahoga. No creo que sea malo, solo distinto. Únicamente debo encontrar un resquicio abierto por el que colarme y volver a sentir el aire en el rostro cada vez que echo a volar sobre el teclado. No estoy triste, solo expectante. Porque el camino nunca es igual y ahora me toca descubrir qué me voy a encontrar en los siguientes pasos. ¿Demasiado intenso? Puede. Pero con la llegada de Tú y yo en el corazón de Brooklyn me di cuenta de todo lo que he cambiado como escritora desde que esta aventura comenzó, hace ya seis años. No solo en lo referido a la forma de contar historias, sino también en los procesos. Si algo nos ha en

Detrás del telón... TÚ Y YO EN EL CORAZÓN DE BROOKLYN

Imagen
Es curioso lo que cambian algunas historias desde que aparecen en tu cabeza hasta que las ves impresas en el papel. A veces una idea surge y va tomando forma, pero cuando terminas de escribirla te das cuenta de que se parece muy poco a la idea inicial de la que partió. Podría decir que eso fue lo que me pasó con Tú y yo en el corazón de Brooklyn . Jamás me habría imaginado que su protagonista acabaría siendo tan...bueno, tan como es Aurora . Tampoco que el conflicto se iría volviendo más complejo según avanzaban las páginas. Ni que el contexto tendría importancia para mí como para formar parte del título. Este proyecto nació hace mucho. Si no me equivoco, en el 2018 . Ella no se llamaba Aurora , sino Manuela . Me senté frente a un documento en blanco con el objetivo de hacer una comedia. Pero una de verdad, que hiciera reír y suspirar, quizá porque siempre he pensado que hacer reír es mil veces más complicado que hacer llorar y me lo tomé como un reto. ¿Qué ocurrió? Que escribí, y me d

Lecturas enero y febrero

Imagen
  Me encanta hablar de libros . Supongo que estaréis pensando que menuda obviedad... Sin embargo, si digo esto es porque a veces siento que no lo hago lo suficiente. La vida pasa en un suspiro, otra frase tan repetida que ni tiene sentido decirla, pero es que es cierto. Es que llevo unos meses en los que los días transcurren uno detrás de otro a una velocidad de vértigo. Trabajo, responsabilidades, compromisos... Desde que soy madre, además, mi tiempo de ocio se ha reducido tanto que apenas recuerdo en qué lo llenaba antes de que Julieta llegara a mi vida. Por eso hoy me he sentado a escribir esta entrada. Porque me encanta hablar de libros, pero ya casi nunca lo hago . Disfruto compartiendo mis lecturas, escogiendo fragmentos que me han maravillado y dejándome llevar frente a la hoja en blanco y con la libertad que siento que solo me da el blog. Quiero retomar viejas costumbres. No sé si seré capaz. Quizá cuando llegue el momento de hablaros de los libros descubiertos en marzo me habr