Consejos que ojalá me hubieran dado cuando comencé en esta aventura de escribir

¡Hola, familia!

La entrada de hoy es un poco especial. Llevaba tiempo queriendo escribir sobre mi propia experiencia en el mundillo, lo que ocurría era que me sentía demasiado novata como para hablar de ciertos temas. Sin ánimo de ofender, me da la sensación de que todo el mundo tiene conocimientos suficientes tanto sobre el mundo editorial como sobre el de la autopublicación, regala consejos como verdades universales y se atreve hasta a formar y guiar a personas que quieren iniciarse.
Esto no va de eso (estoy a años luz de estar preparada para algo así). Esto solo es un cúmulo de reflexiones que me he permitido hacer después de echar la vista atrás a estos últimos 4 años y que me gustaría compartir con vosotras.

Es una opinión subjetiva, basada en mi experiencia personal y después de haber publicado tanto por mi cuenta como con editorial (a raíz de esto he decidido publicar próximamente otra entrada contando lo que he aprendido en ambos lados).

Desde que esta aventura comenzó, no os podéis hacer una idea de los mensajes que recibo en los que me han preguntado millones de cosas relacionadas con esta profesión, con mis inicios, con los pasos que he ido dando... con todo eso que he ido aprendiendo por el camino. Pues bien, he recopilado una serie de consejos. Ya no los que doy a los demás cuando me los piden, sino más bien los que me hubiera gustado que me regalaran al principio de este sueño.

Quizá os valgan o quizá no, al final cada trayectoria es única y no existe ninguna mejor que otra, pero si ayudo a una sola personita, esta entrada ya habrá merecido la pena.

Detrás del telón... April, Adam y la trayectoria de los planetas

¡Qué ganas tenía de poder hablaros sin límites de ellos! Antes de comenzar, no puedo evitar daros las gracias. Aún no hace ni un mes que la novela salió publicada y ya puedo decir que es uno de los proyectos que más me ha dado. Y todo es mérito vuestro. ❤️

Cuando comencé a escribir no me conocía. Puede sonar raro, pero era una faceta de mí misma aún por descubrir, así que, siendo honesta, nunca creí que un buen día necesitaría probar nuevos caminos.
Fue entonces cuando aparecieron ellos, April y Adam. Su historia supuso para mí alejarme un poco de mi zona de confort y una vez probado... debo decir que no sé si algún día volveré a la Neïra de los inicios. Es que, aunque quisiera, ya soy otra. La evolución es inevitable. Así que en esas estoy, comenzando una aventura en el género juvenil, probando nuevos recursos, dejándome llevar, empezando proyectos que no tienen nada que ver con las novelas con las que esta aventura surgió... y disfrutando. Mucho. Al final, en eso consiste.

No obstante, supongo que no os interesan mis desvaríos. ¡Vamos allá con la entrada!

Como siempre, incluye spoilers, así que continuad SOLO si la habéis leído.

Detrás del telón... Un cielo sin Luna

¡Y, por fin, llegamos a la última parada!
Con esta entrada acaba todo lo que tengo que contar de la serie Polos Opuestos.
Ha sido un viaje muy bonito que culminó con la pequeña Luna y su París.
Como siempre, os pido que no sigáis leyendo si aún no conocéis su historia.

¡Empezamos!